Hay leyes, regulaciones y los numerosos estándares que gobiernan cómo y cuándo un profesional médico puede hacer una declaración oficial de muerte. Lo más importante es saber que los hospitales y los profesionales médicos de la emergencia harán todo lo posible para ahorrar la vida de un paciente sin importar su situación como donante.

La muerte puede ocurrir en una de dos maneras: muerte cardiaca, cuando el corazón no puede latir por sí mismo, y muerte de cerebro, que es la pérdida irreversible de la función del cerebro, incluyendo el tronco del encéfalo.

Donación de órganos después de Muerte Cerebral

Según la determinación uniforme del acto de la muerte, la muerte de cerebro se define como el cese irreversible de todas las funciones del cerebro entero, incluyendo el tronco del encéfalo. Una persona clínicamente fallecida está fallecida, aunque su funcionamiento cardio pulmonar se pueda mantener artificial por algún tiempo.

Debido a la naturaleza neurológica de la muerte de cerebro, un examen clínico controlado y extenso ocurre para hacer esa declaración final. La muerte de cerebro es final; no es la misma cosa que un coma o un estado vegetativo persistente.

La determinación de la muerte cerebral es rara y ocurre solamente en cerca de 1 causa de muertes de cada 100 hospitales.

Donación de órganos Después de la Muerte circulatoria

Este tipo de donación ocurre cuando un paciente tiene una enfermedad de la cual él o ella no pueda recuperarse. El paciente no está clínicamente fallecido, pero no tiene ninguna esperanza de recuperación.

Si la familia está interesada en la donación y de finalizar el tratamiento, ese proceso ocurrirá en la sala de operaciones en vez del cuarto de hospital. El tiempo desde que la familia autoriza el proceso para facilitar el proceso de donación es típicamente no menos que ocho horas, debido a la necesidad de análisis de sangre y de otros arreglos.

Si el corazón del paciente para dentro del marco de tiempo señalado para la donación, el equipo espera varios minutos para asegurarse de que el corazón ha cesado el funcionamiento. En este tiempo, un médico del hospital, no el equipo de la procuración de órganos, pronunciará al paciente fallecido. Entonces, la cirugía para procurar los órganos para la donación comienza.

Mientras que DCD aumenta el número de órganos disponibles para el trasplante, este tipo de donación no permite órganos con excepción del hígado y de los riñones que se procurarán en la mayoría de los casos. Es raro que el corazón y los pulmones sean recuperados.