Bill

El 5 de diciembre de 2000, Bill tuvo un ataque al corazón fulminante. Pero él no pensó que eso era lo que le estaba pasando. Si hubiera sido un ataque al corazón, se hubiese muerto, pensó. Pero cinco días después, cuando finalmente fue a la sala de emergencia, los médicos le dijeron que había sufrido un ataque masivo al corazón y que estaban sorprendidos de que hubiera sobrevivido. En ese momento, Bill comenzó una temporada de cinco meses en dos hospitales diferentes. Con el tiempo, integró una lista para un transplante de corazón.

Años después, Bill estaba de vuelta en el hospital con una bomba de balón y medicamentos para el dolor, en anticipación de una semana de emociones abrumadoras por las noticias sobre su corazón, en rápido deterioro. Pero en las tempranas horas de la mañana del 13 de mayo de 2010, el día previo a cumplir 61 años, la enfermera de Bill le informó que había una compatibilidad potencial. Lo siguiente que recuerda es despertarse, mirar hacia su pecho remendado y luego hacia las caras sonrientes de su familia. Al día siguiente, su cumpleaños, Bill caminó por el hospital. Era un nuevo inicio.

Meses después, Bill y su hija Erika caminaron en la Donor Dash. Recuerda una mujer rubia que les dio bolsas con regalos cuando cruzaron la meta. Dos semanas después, recibió una carta de Debbie y Larry, los padres de su donante. Supo entonces que el nombre de su donante era Tyler, y que había sido un ávido cazador de gansos. El final de la carta decía…

«Este otoño, cuando las hojas cambien y escuches el sonido distante de los gansos, sonríe. Ese es todo el agradecimiento que Tyler hubiese querido».

«Me llevó casi una hora leer las dos páginas de la carta», dijo Bill.

Les contestó, incluyendo algunas fotos de su familia y una de sí mismo cruzando la meta de la Donor Dash.

Ese otoño, mientras esperaba escuchar los sonidos de «los gansos de Tyler», Bill recibió otra carta con una foto de la familia donante. Reconoció a la mujer rubia —Debbie— sosteniendo una foto de su hijo. ¡Era la mujer que le había dado la bolsa de regalos en la Donor Dash! Fue tan solo una más de las tantas coincidencias en el viaje de Bill para encontrarse con su familia donante.

Debbie, Larry y Bill continuaron en contacto, primero a través de Donor Alliance y más adelante por teléfono y por Facebook, hasta que finalmente se encontraron a principios de enero. El 11 de enero de 2011 hicieron un viaje juntos a Pennsylvania para ver a la familia de Larry y celebrar una Navidad después de la tradicional. «Son amigos fantásticos y me gusta mucho saber más sobre la vida de Tyler», dice Bill.

«El espíritu de Tyler, mi donante, está vivo y muy bien, ¡justo aquí!», sostiene Bill. «Y yo soy tan solo una de cinco personas cuyas vidas fueron salvadas directamente por Tyler. Soy, por casualidad, el hombre que Dios eligió para recibir el regalo de un nuevo corazón».


More Stories

“We knew it was the right thing to do and never gave it a second thought.”

Read Her Story

“The decision to remove Liam’s ventilator was the most difficult decision we have ever had to make. However, when we were approached with the news that Liam could be a heart donor, we made the decision to donate without hesitation.”

Read His Story

“We are so proud of our daughter and hold her memory high in our hearts. Though nothing will ever replace our dear Eva, we do take solace in the fact that her loving spirit gave new life to six others.”

Read Her Story

“Jake always made the choice to live, to love and to laugh. It is by the grace of God, the love of family and friends and the compassion of complete strangers, that we survived losing him…I choose to keep Jake’s spirit alive by facing each day just as he would have.”

Read Her Story

“With time, I have realized what a great impact this unspeakably tragic event has had. With the gifts from my sister Perri, three lives were saved and many others have been changed. To me, there is nothing more special than the gift of life.”

Read His Story

«El aporte de mi hijo Tyler se transformará en una mejor vida para tantas personas; ser conscientes de esto ha ayudado muchísimo a nuestra familia».

Read His Story

«No tuve que pensar dos veces para tomar la decisión de ofrecer una mejor calidad de vida a otra persona. Mi esposo Brad ya había decidido ser donante hacía mucho tiempo y lo había indicado en su licencia de conducir. Además, mi esposo era una de las personas más generosas que he conocido. Dejar que sus órganos se desaprovecharan cuando podían salvar a alguien más hubiera sido otra tragedia»

Read Her Story

“Saber que Nicole salvó tantas vidas con su donación, le da mucha paz y tranquilidad a mi corazón.”

Read Her Story