Connor

Cuando la mamá de Connor llevó a su bebé de tres meses al médico por un resfriado, se enteró que Connor padecía una afección llamada miocardiopatía, una enfermedad mortal del corazón que solo podía curarse con un trasplante de corazón. Connor estuvo en la lista durante nueve semanas, y recibió un trasplante el Día de la Madre del año 1992.

A los diez años el cuerpo de Connor comenzó a rechazar el corazón. Volvió a ingresar en la lista de espera y más de un año después, Connor se sometió a su segundo trasplante de corazón el 18 de julio de 2005.

Connor agradece a Donor Alliance por ayudar a mejorar el número de donantes.

“Si no fuera por su trabajo, yo y muchos otros receptores que conozco podríamos no estar vivos”, dice.

Sobre su familia, Connor relata: «No siempre tuvimos ese futuro para esperar, pero ahora lo tenemos. Y es muy importante».

 

More Stories

“We knew it was the right thing to do and never gave it a second thought.”

Read Her Story

“The decision to remove Liam’s ventilator was the most difficult decision we have ever had to make. However, when we were approached with the news that Liam could be a heart donor, we made the decision to donate without hesitation.”

Read His Story

“We are so proud of our daughter and hold her memory high in our hearts. Though nothing will ever replace our dear Eva, we do take solace in the fact that her loving spirit gave new life to six others.”

Read Her Story

“Jake always made the choice to live, to love and to laugh. It is by the grace of God, the love of family and friends and the compassion of complete strangers, that we survived losing him…I choose to keep Jake’s spirit alive by facing each day just as he would have.”

Read Her Story

“With time, I have realized what a great impact this unspeakably tragic event has had. With the gifts from my sister Perri, three lives were saved and many others have been changed. To me, there is nothing more special than the gift of life.”

Read His Story

«El aporte de mi hijo Tyler se transformará en una mejor vida para tantas personas; ser conscientes de esto ha ayudado muchísimo a nuestra familia».

Read His Story

«No tuve que pensar dos veces para tomar la decisión de ofrecer una mejor calidad de vida a otra persona. Mi esposo Brad ya había decidido ser donante hacía mucho tiempo y lo había indicado en su licencia de conducir. Además, mi esposo era una de las personas más generosas que he conocido. Dejar que sus órganos se desaprovecharan cuando podían salvar a alguien más hubiera sido otra tragedia»

Read Her Story

“Saber que Nicole salvó tantas vidas con su donación, le da mucha paz y tranquilidad a mi corazón.”

Read Her Story